LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN EN EL CASO DE LOS VINOS

QUÉ ES UNA DENOMINACIÓN DE ORIGEN

     La denominación de origen en derecho de marcas es la denominación geográfica de un país, una región o una localidad que designa un producto originario de la misma atendiendo a la calidad o características del producto en sí, siempre un cuando dichas características sean obtenidas exclusiva o esencialmente por el medio geográfico en el cual es obtenido el producto, comprendiendo las mismas los factores naturales y los factores humanos relacionados con su proceso de producción.

     El producto obtenido según dichas características se denomina conforme a la ubicación geográfica o el país en el cual se ha desarrollado el proceso de su obtención. A manera de ejemplo podemos citar: “RIOJA”, “RIBERA DEL DUERO” en España y “AOC Languedoc”, “CHAMPAGNE” en Francia. Una característica necesaria de dichos productos es que la denominación de origen utilizada para referirlo sea la que le ha dado al producto su notoriedad, la cual es el resultado de las características antes indicadas.

 EXTENSIÓN DE LA PROTECCIÓN

    La protección se transforma en un derecho que permite a los productores de la zona utilizar de manera exclusiva el nombre de su localidad o el país que ha alcanzado la calificación de denominación para distinguir sus productos, y poder proteger el mismo contra cualquier intento de usurpación o imitación.

     En el caso particular de los vinos, existen países que destacan en la producción de este producto y que han realizado un esfuerzo comercial muy valioso para poder proteger sus denominaciones de origen. Llama la atención el caso de España, Francia e Italia, que son países muy conocidos por el desarrollo de gran cantidad de denominaciones de origen, las cuales son fácilmente localizables en diferentes páginas web hoy día.

     Entre las condiciones que conceden a los productos la posibilidad de utilizar una denominación de origen, se encuentran factores naturales tales como el suelo, la temperatura, humedad, la altitud, y también factores humanos tales como la tradición, la especialización de un arte u oficio y la utilización y cumplimiento de ciertas reglas que le dan al producto su obtención final.

    El caso de los vinos es muy particular, ya que es un producto que cuenta con una gran cantidad de denominaciones de origen registradas, y no solo este hecho es interesante, sino también que las mismas pertenecen a países diferentes. Esto provoca que entre las mismas denominaciones de origen se den distintas calidades, y esta situación influye en la decisión de compra del consumidor en relación con estos productos.

EJEMPLO DE INSTITUCIONES CREADAS PARA LA PROTECCIÓN DE LAS DENOMINACIONES DE ORIGEN (ALGUNOS EJEMPLOS)

    En Francia, por ejemplo, es el Institut National de l’Origine et de la Qualité (INAO), quien como organismo público dicta las pautas a seguir con el fin de lograr la obtención de una denominación de origen.

     En España, existen diferentes Consejos Reguladores, los cuales se encargan de otorgar la distinción de Denominación de Origen a un producto. Estos Consejos están establecidos en las diferentes Comunidades Autónomas de España y determinan de forma independiente la concesión de esta calidad de Denominación de Origen a un vino producido en una zona determinada. El Ministerio de Agricultura del Gobierno Español ha otorgado a una organización denominada CECRV (Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas) la potestad de ejercer una representación sobre las denominaciones de origen relativas a vinos españoles frente al gobierno de España, la Comunidad Europea e instituciones y gobiernos nacionales e internacionales.

     En Italia, existen Leyes que protegen las denominaciones de origen de ese país, y regulan la calidad del mismo, agrupando los vinos en distintas categorías según su calidad y la zona de producción.

    Chile y Argentina también han registrado denominaciones de origen para proteger vinos, y las mismas gozan de reconocimiento a nivel mundial.

      Podemos concluir que esta figura jurídica es un indicador de calidad que garantiza a los consumidores que el producto a adquirir tiene características relacionadas con su producción que hacen de los mismos un producto de preferencia entre los clientes de los comerciantes que se benefician de su existencia.

     Para el caso de los vinos, en sus etiquetas se indica al consumidor sobre la existencia de una denominación de origen que respalda que los mismos han sido reconocidos con dicha calificación, y ello orienta al público consumidor sobre el origen geográfico y la gama a la cual pertenece el vino que está pensando adquirir.

     Es de mucha importancia conocer sobre este tema, para tomar decisiones de compra adecuadas en relación con los vinos. Y por ello, es que el equipo de Artistalegal ha elaborado este consejo legal para ser parte del mundo de la Propiedad Intelectual y colaborar con los consumidores en el desarrollo y la mejora de sus hábitos de compra.

Leave a Reply

Iniciar chat
1
Bienvenido a Arista Legal!
Arista Legal
Bienvenido a Arista Legal! Iniciar Chat